Normalmente, a todo aquel que decide dejar un trabajo con un horario de oficina y un ingreso fijo para comenzar con su propio negocio independiente suele acometerle la incertidumbre acerca de lo que vendrá: ¿será rentable el negocio? ¿Podré mantener a mi familia? Es una apuesta riesgosa; pero hay que correr el riesgo si se quiere comenzar a vivir su propio sueño.

En este artículo te doy algunas ideas y tácticas que te pueden ayudar a comenzar un negocio de consultoría exitoso. La primera recomendación es que aproveches las ventajas que ahora te dan las nuevas tecnologías para trabajar desde tu casa y en cualquier horario; por lo que no es necesario que dejes tu actual trabajo mientras comienzas con tu consultoría independiente.

Estos consejos y herramientas para la creación y gestión de un negocio de consultoría independiente rentable te ayudarán en el proceso, para acercarte poco a poco a ese momento en el cual puedas dar el salto y ser un empresario de éxito.

Un plan de negocios

Todo en la vida comienza con un plan. Las empresas, más aún. Si bien se parte de una idea siempre, la idea puede quedarse en solo eso; castillos en el aire construyen muchos. La diferencia entre tener una buena idea y un negocio de éxito es justo esa: tener un plan y ponerlo en práctica.

La forma más segura de ir por un camino desconocido (en los primeros momentos todo es desconocido para ti) es tener un mapa, en este caso un plan. Pero no solo es por eso, sino que cuando comiences a ofrecer tus servicios, a solicitar un capital para financiar tu negocio, las personas con las que hables van a querer ver tu plan de negocios, para saber hacia dónde vas y para tener la certeza de que están frente a una persona que sabe lo que hace y lo que quiere.

Un buen plan de negocios debe contener, como mínimo, los siguientes puntos: descripción del producto/servicio, mercado potencial, análisis del entorno competitivo, modelo de negocio, expectativas financieras, organización y equipo directivo, descripción de la empresa, recursos propios, plan de implementación, estrategia de marketing y estrategia de ventas.

Crear un plan de negocios también te permite organizarte para hacer frente a todos los desafíos que se van a presentar. Asimismo, lo que hagas con plan de negocios antes de comenzar a trabajar, te ahorrará parte del esfuerzo en relación con algunas tareas que debes hacer luego y te dará luces acerca de lo que puedes esperar con respecto a las tres variables principales que todos desean para su negocio: rendimiento, crecimiento y sostenibilidad.

Simplifica tus procesos

Si quieres tener éxito en una empresa de consultoría mientras también trabajas, tienes que ser muy organizado. Diseña sistemas y procesos que simplifiquen las cosas, para que no se salgan de control. Esto es fundamental para el éxito a corto y largo plazo y gestionar eficazmente el negocio. Evita procesos largos y engorrosos. Los procedimientos son para ayudarte a hacer las tareas, para ayudarte a mejorar la eficiencia y aumentar las ganancias, no para malgastar tu tiempo y energía, así como los de los clientes.

La clave es mantener todo simple. Nada debería requerir tareas adicionales, tiempo o dinero. Esto debería formar parte de la filosofía de tu negocio y de tu vida. Te agrega valor a ti y a tus clientes.

Simplificar los procesos significa también que no estés haciendo lo mismo varias veces diferentes para cada cliente diferente. Por ejemplo puedes agilizar los procesos creando plantillas de correo electrónico para respuesta predefinida. O si tu primer cliente te pide información y se la envías escrita, no vuelvas a hacer el mismo trabajo por el segundo cliente: Crea documentos que podrás utilizar con todos tus clientes sin necesidad de hacerlos de nuevo 😉

Recuerda que si estás en un trabajo de tiempo completo y también tienes tu consultoría, el tiempo es un bien escaso, extremadamente valioso. Por lo que cualquier herramienta que te permita simplificar los procesos, te dará tiempo adicional.

Usa aplicaciones y herramientas

Trabajar mientras trabajas, en tu propio negocio y para otros, al mismo tiempo, no tiene que ser agotador, difícil, confuso, abrumador. En la actualidad hay infinidad de aplicaciones y programas, tanto para la computadora como para el teléfono móvil, que permiten organizar mejor todo lo que haces, programando desde la administración de contenido de tu sitio web hasta tu agenda de la semana. Muchas herramientas de Google son geniales para esto: desde el simple Google Calendar hasta Drive para capitalizar la información que crees y compartirla.

También hay muchas herramientas para conseguir leads y clientes en automático , que es lo que te interesa si quiere que tu negocio despegue rápidamente. Como por ejemplo un sistema de email marketing (Aweber, Mailchimp) pero quizás no has aprovechado al máximo todo su potencial; hazlo ahora.

Aprovecha al máximo cada minuto

¿Has visto a esas personas que aprovechan la hora del almuerzo para hacer llamadas a los clientes o revisar y responder correos? Vas a tener que hacerlo tú también; por más organizado que trates de ser y sacar tiempo de donde no hay, no puedes ignorar los límites del tiempo: una hora son 60 minutos, un día son 24 horas, de las cuales ya ocupas 8 en tu otro trabajo y otras son inoportunas para hacer llamadas.

Lamentablemente, no puedes resolver todo solamente con el correo electrónico; una relación con un cliente no puede ser siempre a distancia. Algunas veces deberás hablar con las personas por teléfono o Skype, o reunirte frente a frente si son clientes locales. Y ellos no van a querer sacrificar su tiempo los fines de semana.

Depende de ti encontrar formas creativas para aprovechar de la mejor manera posible las horas del día en las que no estás trabajando o durmiendo; eso sí, no sacrifiques horas de sueño, porque hay que mantenerse con la cabeza fresca para trabajar y no confundir las cosas de un trabajo con otro.

Saber decir No

Decir no es difícil, sobre todo cuando se está empezando en un negocio propio; a menudo te causará temor y pensarás que puedes estar desperdiciando una oportunidad. Pero por el contrario decir a todo solo te puede acarrear más compromisos de los que podrás atender.

Aunque no es sencillo encontrar el equilibrio, tienes que ser capaz de enfocarte solo en ciertos clientes. Puede ser que alguno pareciera un pez más gordo. Pero también es posible que, a la larga, la relación con un cliente te traiga más beneficios: su volumen de trabajo contigo puede aumentar en el futuro si observa que tu desempeño es eficiente; asimismo, puede recomendarte con otros.

Muchas oportunidades surgen cada semana; elegir las correctas es mejor que elegirlas todas. Mantén la serenidad. Di que no, conserva tu energía y producirás más.

Y por supuesto, si quieres ir más rápido en tu negocio, acompáñate de un experto. Si quieres que yo te ayude desde ya con mi expertise, a elaborar el mejor plan para tu empresa, pideme una Sesion Estratégica Gratuita y te daré la guía que necesitas para ahorrarte mucho tiempo y esfuerzo 😉


 

Mis Servicios: Coaching, Consultoría, Formación.

Share This