Salir a la búsqueda de clientes no es tarea fácil, pero puede ser simple y efectiva cuando tomas en cuenta los principios fundamentales para atraer y convertir clientes potenciales.

Si te preguntas cómo conseguir clientes empresariales te traigo los consejos que te ayudarán a lograrlo.

Lo primero que debes saber es que no se trata de apuntar a “más público para más ventas”. Aunque la publicidad tradicional se centraba en objetivos de alcanzar más personas, en la actualidad el marketing ha demostrado que no se trata de abarcar más o mucho, sino de ser específicos.

De manera que tienes que tener claro a qué público debes llegar y todas tus acciones deben ser dirigidas hacia ellos mediante una orientación basada en el trabajo previo de definición de tipos de clientes.

Para conseguir clientes empresariales tienes que saber qué tipos de clientes empresariales están dispuestos a pagar el valor de tus servicios.

Y el segundo paso para conseguir clientes empresariales es conocer sus objetivos. Primero te diriges a un público objetivo específico, segundo conoces y apuntas hacia sus objetivos.

En este sentido las empresas pequeñas suelen ser un público ideal para las consultorías y para los servicios de gestiones empresariales. ¿Por qué? Porque este tipo de empresa está intentando conseguir su rumbo, y fortalecer las acciones que realizan para poder crecer. Si logras una armonía entre tus servicios y sus objetivos, entonces podrás lograr las ventas y conseguir clientes empresariales dispuestos a pagar por tus servicios.

Te presento ahora tres consejos fundamentales para conseguir clientes empresariales enfocados en pequeñas empresas, pequeñas pero con un gran potencial, lo que a su vez representa una oportunidad para tu crecimiento y para el posicionamiento de tus servicios empresariales.

Primer consejo: Respeta el tiempo de tus clientes potenciales

El tiempo es valioso para todo el mundo, sobre todo para ese pequeño empresario que hace la mayoría de cosas o recién está encontrando sus marcas para delegar y administrar una empresa en crecimiento. Así que cuando en tu comunicación o prospección no le das prioridad a lo que realmente la tiene, podrías perder puntos en el intento de vender tus servicios a las pequeñas empresas.

Ahora bien, la pregunta es ¿cómo puedes valorar o transmitirle a tus clientes potenciales que valoras su tiempo?

Hablemos en primer lugar del ámbito del marketing digital, si ofreces contenido a tus clientes potenciales que sea de valor, entonces ellos se dedicarán a la tarea de seguir tus contenidos, así como las novedades de tus servicios, lo que hará mucho más posible que te los compren.

Pero si por el contrario, cada vez que se dedican a leer o mirar un contenido tuyo, lo que encuentran es información vaga y que no les ayuda, terminarán abortando la lectura porque ellos no están para perder tiempo.

Lo mismo ocurre en el ámbito de las visitas y propuestas de negocios. No debes llegar a una reunión en la que propondrás tus servicios de consultoría u otros a pequeñas empresas con ambigüedades o generalidades. Sé específico en tu propuesta, dirígete a sus necesidades, muéstrales los beneficios de forma clara y directa, entendible, así ellos sentirán que respetas su tiempo por dedicarte a la tarea de proponerles soluciones reales y prácticas.

Cuando trabajas en tus propuestas y estrategias de marketing con consciencia del valor del tiempo de tus clientes potenciales generarás mejores resultados.

Segundo consejo: propón intercambios

Cuando hablo de intercambios me refiero a estrategias que permitan establecer una relación entre tus servicios y las necesidades de las pequeñas empresas. La pregunta que debes hacerte es “qué estoy dispuesto a dar para tener una excelente relación con mis clientes empresariales”.

Se establecen relaciones a través de intercambios. A cambio del dinero que recibirás la pequeña empresa encontrará mejores formas para funcionar, posicionarse en el mercado, vender o reducir costos, lo que repercutirá en las ventas o en la disminución de tiempo o estrés para la empresa.  Ten siempre muy claro que al contratarte no te estarán haciendo un gasto sino una inversión que mejorará su empresa.

Tercer consejo: Ofrece practicidad y realidad

Este tercer y último consejo es muy importante que lo tomes en cuenta siempre, para así conseguir clientes empresariales e impactar positivamente con tu propuesta a las pequeñas empresas.

Comencemos con la practicidad. Haz que tus servicios sean prácticos, fáciles de implementar, de usar. Si bien los beneficios deben estar claros, también los procedimientos. Debes poner tus servicios a buen alcance de tus clientes potenciales, que no les complique nada, sino más bien que puedan encontrar que pueden contar con tus consultorías o servicios de gestión empresarial a través de canales de fácil acceso y pasos sencillos.

En cuanto a la realidad, no bases tus propuestas en fantasías u objetivos que no puedan alcanzarse. Esa es una visión a corto plazo (por no decir poco honrada) de exagerar resultados para ganar un cliente inmediato. Tienes que ser realista y sincero. Propón siempre con los pies en el suelo, apegado a metas reales. De esta forma tendrás una propuesta de negocios ganadora. Porque si no, “el tiro te va a salir por la culata”, y cuando la pequeña empresa haga su análisis de tu trabajo,  tendrás puntos en contra que harán que esta empresa no te vuelva a contratar ni te recomiende… dado que le has prometido cosas que no cumpliste.

Estos son los consejos que te ofrezco hoy para que puedas conseguir clientes empresariales y captar la atención de las pequeñas empresas a fin de que contraten tus servicios. Son simples pero efectivos;) Comienza a aplicarlos ya.

Share This