Mis hijos están de vacaciones (tienen 6 y 10 años). Y por una semana están conmigo en casa, así que tengo que ver cómo divertirlos mientras sigo manejando mi empresa de marketing y negocios.

Lo que no puedo hacer es dejar a mis hijos aburridos ni todo el tiempo con pantallas. Pero tampoco puedo  abandonar el negocio por entretenerlos (no en estas vacaciones, para ello existen otras largas vacaciones donde sí tomo descanso completo).

Esto es solo un ejemplo del equilibrio que necesitamos mantener muchos empresarios y emprendedores.

Si no te ocupas de tus hijos porque los ve tu pareja o tus padres, o porque tus hijos ya están grandes, hay otros equilibrios que hay que lograr.

Por ejemplo, el más general, de modo de vida:

Un equilibrio entre tu negocio y tu vida personal.

Es claro que de nada sirve ganar un montón de dinero si no tienes tiempo o familia o amigos para disfrutarlo. Y al revés, tampoco ayuda tener tiempo y familia o amigos para disfrutar de la vida si no tienes el dinero que te permita disfrutarla.

“Creo que tener éxito significa tener un balance de historias de éxito en las muchas áreas de tu vida. Realmente no se te puede considerar exitoso en tu vida comercial si tu vida en el hogar está en ruinas ” – Zig Ziglar

En realidad, cuando dejas el equilibrio ocurre un desequilibrio que te va a afectar:)

Los desequilibrios que veo en los negocios

Por ejemplo, en tu negocio (lo veo mucho en mis clientes, antes de ayudarlos a arreglarlo), puedes estar concentrándote demasiado en conseguir nuevos clientes, y dejando de lado el fidelizar a aquellos clientes con los que ya has trabajado… por falta de tiempo, herramientas… lo que sea, el hecho es que de repente no lo estás haciendo.

(Y si lo estás haciendo, ¡bravo! Tienes que felicitarte bastante porque te aseguro que son pocas las empresas y emprendedores que lo hacen, y te lo digo con toda mi experiencia;))

Otro desbalance puede estar en el tiempo que pasas buscando clientes, persiguiendo prospectos uno a uno, etc; sin poder dedicarte mucho a hacer lo que realmente te apasiona: atender y ayudar a tus clientes con tus enormes conocimientos y experiencia.

Pero ¿Qué hacer para lograr un equilibrio?

Lo primero que debes hacer es tomar una DECISIÓN.

Decidir si realmente deseas equilibrio en lugar de seguir como estás (asumiendo que no lo tienes). Porque si no estás seguro de querer equilibrio, no vas a HACER lo que necesitas hacer para lograrlo, así de simple.

Y para tomar la decisión de querer equilibrio en tu vida, tienes que interiorizar lo genial que representa tener equilibrio, y lo horrible (e improductivo) que significa no tenerlo.

Por ejemplo, volviendo a mi realidad presente con mis hijos, si dejara abandonados a mis hijos no me sentiría contenta, mis hijos no se sentirían contentos, y esto me quitaría felicidad (y la felicidad es lo más importante). Pero eso no es todo: estar infeliz obviamente no me ayudaría a trabajar bien. No es nada bueno trabajar preocupada, de manera improductiva, poco inspirada o infeliz.

Y lo mismo pasaría si abandonara mi negocio en este momento en que no estoy de vacaciones (porque no quiero estarlo). Estaría de mal humor, preocupada por el negocio, estresada, etc. Y no podría estar contenta con mis hijos, por lo que ni siquiera ellos podrían disfrutar de mi descanso, así que realmente no serviría de nada.

En este ejemplo tan simple ¿ves como funciona?

Y bueno, ¿qué hice para lograr equilibrio en esta situación?

Y aquí es donde entra el segundo punto:

 

ACCION por supuesto. Sin acción estamos en nada.

De nada sirve “pensar” y “querer” y “soñar” (como lo hace el 90 o 95% de la gente) si uno no actúa.

Entonces lo que yo HICE fue separar un tiempo de trabajo, y un tiempo con mis hijos. He visto diferentes maneras cómo se pueden entretener mientras yo no estoy con ellos… ¡sin exagerar con las pantallas tampoco! :p (Sí tienen claro, y bastante: Cable, Netflix, OCS, Canal+, DS, Nintendon Switch, Tableta… ufff), pero acceden con tiempos limitados;)

“Los problemas surgen porque uno tiene que encontrar un equilibrio entre lo que la gente necesita de ti y lo que necesitas para ti”. – Jessye Norman

Peeero también es cierto que puedo tomar este tipo de decisiones por 2 cosas:

Porque a la par de mi desarrollo empresarial también he desarrollado una mentalidad y habilidades que me lo permiten.

Tengo perfectamente claro qué es lo que quiero: quiero ser feliz tanto en mi negocio como en mi vida. No solo quiero tener dinero sino también tiempo para disfrutarlo.

Sé perfectamente lo que es importante: sé que el tiempo es un tesoro aún mas grande que el dinero, sé que mis hijos son mis tesoros más grandes y que pronto van a crecer y que quiero pasar tiempo con ellos. Sé que se puede trabajar de manera más inteligente que lo que hace todo el mundo, y ganar dinero liberándote tiempo…

Y justamente porque sé todo esto, porque tengo esta mentalidad:

He automatizado y efectivizado mi negocio. Obviamente si estuviera loca llena de trabajo, desesperada por conseguir clientes o llena de clientes pesados o baratos (entre otros), no podría decidir trabajar menos porque simplemente no lo podría hacer.

Tampoco lo podría hacer si no tuviera un sistema automático y masivo de prospección de clientes, que trabaja por mí incluso cuando no estoy.

Y gracias a mi experiencia con clientes (lograda justamente por tener un buen sistema de marketing y ventas), y gracias a mi continua mejora personal, mis clientes no me toman mucho de mi tiempo.

Además gracias a mi experiencia amplia y bien encaminada, gracias a todas estas mejoras de mentalidad y productividad, soy capaz de organizarme de manera tan productiva y eficaz que puedo avanzar bastante en mi negocio en menos cantidad de tiempo;)

“Cuando tienes equilibrio en tu vida, el trabajo se convierte en una experiencia completamente diferente. Hay una pasión que te lleva a un nivel completamente nuevo de satisfacción y gratitud, y es cuando puedes hacer lo mejor … por ti mismo y por los demás” – Cara Delevigne

Así que ya lo sabes. Es posible tener un equilibrio en tu vida. Pero hay que decidirse a tenerlo. Y luego a actuar para armarte ese negocio y esa vida que te permita lograrlo;)

Share This