Cuando eres dueño de una consultoría o asesoría hay una constante: la larga lista de tareas que parece que no acabarán jamás. Parece que el tiempo no rinde, pero si eso te está sucediendo quizás debes evaluar la forma como gestionas las horas del día, para dejar de perder el tiempo, estableciendo prioridades y mecanismos para optimizar tu rendimiento.

Vamos directo al grano, para que desde ya comiences a conocer las claves que te ayudarán a una mejor gestión, así podrás cumplir con todas las prioridades para hacer crecer tu negocio de consultoría o asesoría y tener tiempo para todo.

Toma una actitud de desafíos

Esta es la primera clave. Lo que sucede es que por lo general no tomamos acción para resolver lo que en realidad es importante y significativo para el crecimiento de nuestros negocios.

Se te van las horas en otras cosas y al final del día no lograste ninguno de los objetivos, pero la gran pregunta es ¿te has planteado objetivos?

El crecimiento solo espera por tus acciones, así que deja de perder el tiempo y asume el desafío de hacer crecer tu negocio.

Cuando tomas esta actitud te impones objetivos, plan de trabajo, estrategias, consigues aliados si los necesitas, buscas oportunidades y hasta ves en clave tu realidad. Logrando conectar todo lo que posibilita el incremento de las ventas, el cierre de contratos y por lo tanto el crecimiento de tu negocio.

Tienes posibilidades infinitas, tu negocio de consultoría o asesoría puede crecer infinitamente, solo debes mirar los desafíos, aceptarlos y comenzar a actuar.

Las claves son la organización, la efectividad de tus acciones y la administración del tiempo.

Planifica cada día

Planificar el día no es solo hacer un conteo mental. La planificación exige de disciplina, de una agenda, de dedicar minutos del día a escribir las cosas por hacer en orden de prioridad y basado en los principios que te estaré mencionando a lo largo de este artículo.

Por eso, mi consejo es que una vez por semana hagas tu planificación y cada mañana al despertar dediques al menos quince minutos para actualizar tu planificación del día. Piensa de manera estratégica y por prioridades cuando lo hagas;)

Sé proactivo, va más allá de lo ocupacional

Es muy importante que dejes de solo hacer por hacer o de mantenerte ocupado. Muchos dueños de negocios de consultorías y asesorías se mantienen ocupados en pequeñas tareas para sentir que están haciendo algo.

La verdad es que ese es un vicio que hay que superar, ya que los negocios no crecen por ocuparte. Necesitas ser proactivo y generar oportunidades de crecimiento.

Es una pérdida de tiempo hacer tareas que no son trascendentales, que no llevan a tu negocio a otro nivel, si estás en eso entonces deja de perder el tiempo y haz una lista de tareas que sí son importante, que sí sumarán al crecimiento.

En sintonía con el punto anterior, cuando defines los objetivos que quieres alcanzar, generas una estrategia y plan de acción con pasos que debes dar. Es decir, no respondes antes las circunstancias sino que las generas.

Y eso es lo que significa productivo para dejar de perder el tiempo y realizar acciones realmente trascendentales y no solo ocupacionales.

Optimiza tu lista de prioridades

Muy relacionada a la anterior. Cada vez que creamos una lista de prioridades nos encontramos ante el dilema de si debe posponerse alguna actividad para meter otra nueva.

La respuesta está en la priorización. No podemos ser rígidos con nuestra lista de prioridades, pero sí debemos mantener un equilibrio en el criterio de organizar las tareas y las acciones por hacer.

La priorización es una clave para mejorar el rendimiento y gestionar efectivamente el tiempo, así que prioriza y deja de perder el tiempo porque el crecimiento de tu empresa está esperando por tu buen criterio para establecer prioridades.

El mejor criterio para ello es evaluar el grado o nivel de importancia de la tarea para el desarrollo y la generación de mayores probabilidades de crecimiento.

Baja el volumen a las distracciones

Durante el día podría ser normal distraerse un momento en urgencias, o simplemente en una conversación no programada, en una visita no esperada y otros factores.

Esto, como he dicho, puede ser normal, sin embargo si revisas tus días y comienzas a evaluar el rendimiento de tu tiempo, y encuentras que el día se te va mayormente en distracciones, deja de perder el tiempo y bájale el volumen a las distracciones.

Esto lo logras haciendo una agenda, programando tus acciones diarias y centrándote en cada punto de tu agenda con extrema organización y planificación.

Los resultados de poner en práctica esto te sorprenderán.

Divide las tareas más grandes que tienes pendiente

Es posible que las tareas grandes te molesten, es decir, que las vayas posponiendo a medida que surgen nuevas cosas por hacer.

Esto es un error porque estarás posponiendo una gran tarea que probablemente termines abandonando y perdiendo los beneficios que pudiste disfrutar de haberla cumplido.

En este caso para que no pierdas el tiempo, mi consejo es que la dividas en etapas así vas alternando una etapa de esta gran tarea entre otras tareas más pequeñas que quizás no te abruman. Y te aseguro que a medida que avances cada etapa te sentirás productivo porque verás que estás avanzando, muy importante también para tu motivación;)

Apóyate en sistemas

La tecnología nos ha dado muchas ventajas que a veces sencillamente no utilizamos.

Automatizar procesos es una de esas ventajas, existen cosas que se pueden programar, como el envío de un email, por ejemplo.

La idea es que hagas una lista de esas tareas pequeñas pendientes y que no son tan trascendentales y que te apoyes en herramientas tecnológicas para realizarlas. Todo lo que puedas estandarizar, hazlo. Existen programas para gestión de actividades administrativas y comunicativas, que te serán útil para dejar de perder el tiempo en acciones que no tienes tiempo de realizar. En realidad deberías estar usando tu tiempo para hacer crecer tu negocio y atender a más clientes y mejor.

En ese sentido, también es importante que hagas uso de sistemas de marketing digital, que te permitirán llegar a un mercado mucho más amplio de manera masiva o/y automática. Por ejemplo, un sitio web (bien hecho a nivel marketing, cosa que la mayoría de empresas no hace) es una herramienta de venta que lo haces una vez y luego funciona automáticamente. O si quieres ir más allá, puedes hacerte un sistema automático de venta con herramientas donde muestras tu expertise, ayudas por anticipado, pero al mismo tiempo ofreces tus servicios;)

Aprende a delegar

Delegar es un arte, y es uno que debes manejar cuando eres dueño de un negocio, debes aprender a hacerlo. si quieres que tu empresa crezca.

Manejar todo por tu cuenta es imposible, ni tienes tiempo ni puedes ser experto en todo.  Deja de perder el tiempo y confía las tareas de las que puedes prescindir en las manos de un tercero. Por ponerte un ejemplo, verás entre mis servicios, servicios de contenido. ¿Por qué? Porque aunque los consultores, asesores y coaches de negocios tienen un monton de informacion, no saben organizarla, y menos, organizarla de manera marketing para conseguir clientes. Y lo entiendo perfectamente: no es tu expertise. Por ello creé este servicio en el que nosotros organizamos o creamos tu contenido por ti!

Y es que como empresario no puedes perder el tiempo en cosas que no son tu especialidad, sino que repito: dedícate a lo que te gusta: servir mejor a tus clientes con tu expertise;)

Con estos principios, claves y consejos que te he compartido hoy, lograrás gestionar tu tiempo, así que deja de perder el tiempo e impleméntalos, verás que los resultados valdrán la pena.

Share This