Si tienes un negocio de consultoría seguramente ya estás familiarizado con el hecho de que la escalabilidad es uno de los temas más complejos y difíciles de abordar debido los grandes desafíos que se nos presentan.

Entiendo que esa es una verdad que puede ser desalentadora pero espero que veas esta situación como un reto para tu negocio, porque a pesar de todo hay negocios como el tuyo que están teniendo éxito en su crecimiento.

Hoy quiero que hagamos una revisión de cuáles son las acciones que han tomado ciertas empresas para lograr crecer, destacándose por encima de sus competidores e incluyendo en su cartera a los clientes más grandes.

1. Desarrolla tu marca personal

Para empezar, pienso que lo mejor es atraer a nuestros clientes ideales y no perseguirlos, y una de las claves para lograrlo es enfocarte en desarrollar una marca personal.

Una marca personal es la unificación de lo que te hace sobresalir y ser relevante para las personas a tu alrededor, es algo así como tu sello o la huella que dejas en los demás.

Al trabajar en tu marca personal lo que estás haciendo es resaltar los atributos por los que tus clientes te han elegido en el pasado. Esto se hace con el fin de generar confianza y experiencia en cada persona que vea tu marca.

Más allá de representarte, una marca personal  son todos tus valores, tu misión y visión y tus objetivos empresariales, así que mucho ojo con tenerlos bien definidos.

No olvides que ante todo debes ser auténtico y no la copia de alguien más, porque tarde o temprano quedarás al descubierto y perderás credibilidad en tu público objetivo. Así que tomate el tiempo que necesites para descubrir de qué estás hecho y demostrarlo de la manera más efectiva

2. Busca ser un referente en tu nicho de mercado

Antes de buscar convencer de que eres la mejor opción debes preocuparte por educar a tus posibles clientes. Cuando hablo de educar hablo de darles una idea clara de cómo resolver los problemas que ellos tienen y ahí es donde entras tú y las soluciones que ofreces para ayudarlos.

Para lograr ser influyente en tu público objetivo debes ser claro, conciso y sobre todo ser un experto en todos los temas que afectan a sus negocios.

Entonces, si buscas posicionarte como un gran referente para tu nicho de mercado debes enfocarte en dos aspectos: preparación y comunicación.

3. Genera valor desde el primer contacto

Los problemas de tus clientes necesitan de alguien capacitado pero también de alguien interesado en ayudarles, es por eso que debes considerar la generación de contenido como una de las cualidades más importantes que tu negocio necesita desarrollar.

Esto lo puedes lograr creando espacios de aprendizaje que permitan a tus prospectos conocer más de su propio mercado y de tu mano descubrir cuáles son los avances que hacen cambiar la industria. De esta manera cuando un cliente tenga un problema ya sabrá a quién acudir.

Cuando generas valor para tus posibles clientes estás demostrándole que los conoces y conoces el entorno en el que ellos se mueven. Aunque generar contenido requiere de dedicación y esfuerzo (que dicho sea de paso puedes mandar a hacer), resulta ser un poderoso motor de confianza que funcionará a tu favor e incrementara tus ingresos.

Para lograrlo ten en cuenta cómo manejas la interacción con tu cliente, desde la primera llamada hasta la entrega final, pasando por las reuniones, las propuestas, etc.

Busca siempre producir una experiencia de compra altamente satisfactoria. Si es necesario debes capacitar a tu equipo de colaboradores en el manejo adecuado de los clientes creando planes de acción y demás.

En resumen, lo que debes hacer es crear una cultura empresarial que gire en torno a tus prospectos y a tus clientes.

4. Abandona tu ego

En los negocios no debe haber espacio para las emociones, y menos si son negativas. Así que no te sientas frustrado si tus prospectos te rechazan, recuerda que no eres el único y la perseverancia vence lo que la dicha no alcanza.

Deja tu ego en el closet y asume que tus posibles clientes tienen bastantes cosas para hacer como pensar en responder un email comercial. Por ello no dejes de comunicarte con ellos y comunicarte y comunicarte… (para ello el email marketing es una herramienta genial)

Dentro del mundo empresarial, las personas exitosas son las que por mucho tiempo han insistido y perseverado, siguiendo en contacto continuo con sus prospectos (repito, usando el email marketing, no hay otra manera de hacerlo), incluso por muchos años antes de convertirlos en clientes.

Así que no temas en seguir contactando a tus posibles clientes después de que te digan no.  Sé que es difícil pero una de las claves es dejar a un lado la faceta de vendedor para transformarte en un colaborador.

Por ejemplo, en vez de mandarle a tu base de datos de prospectos un email comercial como hace la mayoría, puedes destacar mandándole  un boletín informativo con información de valor que les aporte un beneficio sin pedir nada a cambio. Déjales ver que eres alguien valioso así no te hayan pagado por eso.

El problema aquí no es la insistencia sino la manera en la que insistes.

Implementando estas cuatro prácticas en tu negocio empezarás a diferenciarte de tu competencia, ya que te centrarás en aspectos que solamente son propios de tu negocio y los explotarás a favor de tu cliente, o sea, a favor tuyo.

Share This