Es increíble como un artículo de hace 5 años aparecido en Forbes hablaba ya acerca del surgimiento de nuevas opciones de estilo de vida y modelo de negocio que están aún más vigentes hoy:

«En el siglo XXI, los retos del coaching tienen su origen en la sociedad digital, el cambio en los valores y en la forma de pensar, así como el equilibrio personal».

¡Hace 5 años! ¡Y todavía me quedo sorprendida como este artículo está más vigente que nunca!

Porque si hace 5 años ya se sentían los cambios venir, ahora los estamos viendo y viviendo claros como el agua.

Por algo cada vez más personas hacemos yoga o meditación (si me hubieras hablado de ello hace 5 años, ¡ni idea!), hay más gente buscando la felicidad no solo en el dinero sino buscando un sentido de vida y un bienestar que equilibre su vida tanto personal como profesional…

Y con ello vienen también los coaches;)

Mucha gente comienza a preferir a los coaches porque no quiere ser «reparada» por otros (como por psicoterapeutas), sino que quiere emponderarse y crecer.

(De hecho muchos psicoterapeutas se están convirtiendo en coaches, aunque no solos únicos como verás más adelante;))

Y la vida está cada vez más cambiante, y el cambio se da cada vez más rápido, con lo que para adaptarte necesitas ir a tus fuerzas interiores para emponderarte, no queda otra.

Por todo ello, la industria del coaching está creciendo de manera exponencial. De hecho:

La industria del coaching es el segundo sector de mayor crecimiento, después de la tecnología.

(Según el National Post)

Recuerdo también un video de YouTube que comentaba que los 3 nichos más rentables para hacer dinero eran el bienestar, el dinero y la relaciones, ¡y los coaches ayudan con estos 3 temas!;)

Y según datos publicados por MarketResearch.com, el coaching personal sobrepasó el billón de ingresos en el 2017, con un crecimiento de 6.5% respecto al año anterior. Y proyectó un crecimiento sostenido de 5.4% anual, para llegar a los 1.38 billones en el 2022.

Y cada vez las empresas invierten más en programas de coaching para sus empleados.

Según datos del International Coaching Federation (del 2016, lamentablemente parece que no han  actualizado su estudio):

En España hubo un aumento de 30% de inversión en coaching por las empresas. Y tambien dicen que el coaching profesional aumenta 70% la productividad de las empresas.

(De hecho el otro día mi marido, que es manager IT en una empresa francesa, me sorprendió al venir a hablarnos de neurociencia a mí y a nuestros hijos después de recibir un coaching sobre el tema… yo estaba gratamente sorprendida:p…  además que lo vi menos estresado en los meses siguientes:o ;))

Características de los coaches

Datos socio-demográficos:

El 67% de coaches son mujeres (ICF, 2016)

La mayoría tienen más de 40 años: 58% de los coaches tienen entre 40 y 55 años, y 31% tienen entre 28 y 39 años.

Y es que el coaching es una profesión en la que se valora mucho la experiencia. Es difícil para una persona de 50 años confiar en un coach de 25.

Esto es aún más valorado cuando se trata de coaching ejecutivo y empresarial, porque facilita la confianza (de hecho cuando escribí mi artículo Cómo es el marketing y las ventas para los consultores también mencionaba la experiencia como una cualidad importante). 

Y los coaches vienen de profesiones muy diversas, no solo de Psicología (solo 17.6% según la Asociación Española de Coaching, Asesco). Vienen 30% de Letras, e incluso de Ciencias ¡33%!

(debe ser porque hasta he tenido un cliente coach veterinario que se estaba convirtiendo en un coach para ejecutivos con su experiencia de empresario dueño de un hospital veterinario;)) 

El negocio:

En España es una profesión aún en evolución, porque 60% de los coaches actuales llevan 3 o menos años ejerciendo (Expansión,2018: «El coaching, una profesión en auge)

En España, solo el 27% de coaches vive de ello, la mayoría compagina el coaching con otros empleos (Asesco).

Y la ICF estimó en el 2015 que el ingreso anual promedio de los coaches en Estados Unidos va de USD 27,100 a USD 73,100, pero que algunos coaches especializados hacen más de USD 100,000. 

Valores:

Los coaches están en continua formación: 67% se forman continuamente en materias relacionadas con el desarrollo personal y 46% en temas relacionados con el coaching (Expansión, 2018).

Y entre las motivaciones principales para hacerse coaches están su deseo de poder equilibrar su vida profesional con la personal, así como de ayudar a las personas. 

Proyecciones:

El coaching se hará cada vez más virtual. Las sesiones se realizan cada vez más mediante videoconferencias, con ejercicios o herramientas enviados onlines. (American Management Association AMA, 2018).

Y a medida que este sector vaya madurando, aparecerán certificaciones más rigurosas y más formaciones acreditadas para hacerse coach (AMA, 2018).

Pero cuidado…

El coaching es una industria con alto crecimiento, pero también con pocas barreras de entrada por lo que la competencia es ardua.

Así que si quieres estar entre los pocos coaches que tienen un negocio exitoso, no basta solo con dar geniales servicios (que es indispensable), sino que debes saber sobresalir y conseguir clientes. Después de todo es una «industria», un negocio;)

La buena noticia es que existe una manera de ayudar, y al mismo tiempo conseguir clientes con ello. Descubre cómo en este artículo:  Cómo vender tus servicios profesionales ayudando a los demás (y a ti)

Susana Villalobos – Coach de Marketing para Coaches
«Haz menos, Logra más»

Obtén el Curso GRATIS

You have Successfully Subscribed!

Share This